PODEROSA FEMINIDAD: LA MUJER QUE SONRÍE – CARENTH ROMERO Y VANESSA ROSALES

Reflexiones sobre la sonrisa en el estilo y la estética femenina.

Sonreír es un acto común. Un gesto cotidiano que puede camuflarse bajo los códigos de la cortesía o de los ademanes sin contenido. Puede ser, sí, una expresión de la superficie, bella y llamativa, pero también la expresión poderosa de algo invisible pero palpable. Sonreír también puede servir como una forma secreta – el arma invisible de una mujer – para enfrentar una situación en la que necesita certeza y alegría, o para activar un sentido de posibilidad que nace en el interior. Pequeño, aparentemente ordinario, el acto de sonreír puede tener un poder definitivo de transformación.

Existe un hecho sobre lo femenino, bien sabido por las mujeres y aún así, algo que siempre resulta potentemente misterioso y no siempre fácil de atener: para que algo sea auténtico en la expresión de una mujer, debe ser algo que brote desde lo interior.-

Una sonrisa es así. También lo son el estilo y el vestir. Una mujer puede estar bellamente vestida, prolija, a la moda, y aún así estar, tal vez, desconectada de sí misma, tal vez triste, tal vez desposeída de algo más poderoso que la ropa que la viste: confianza en sí. De manera casi exacta, una mujer puede sonreír con su exterior, ofrecer la risa para posar en una fotografía, como señal de amabilidad, como un código social para ofrecerse amigable, como defensa sutil, como modo de seducción, como un canal de confort para un afecto genuino. Pero la sonrisa verdadera es un momento material, un instante de expresión que nace adentro, en las fibras invisibles, en la médula de aquello que puede llamarse espíritu.

Las expresiones de estética más fuertes en una mujer están cargadas justo de eso. Cuando una mujer logra sonreír desde adentro, la sonrisa deja entonces de ser un gesto de superficie y le permite reír completa, con su interior. Ese tipo de sonrisa, real, conecta con eso tan frecuente en el mundo de las mujeres: es algo más genuino porque es reflejo de algo tan externo como del interior.

Dra. Carenth Romero Hidalgo / Poder en la feminidad

La alegría, el gozo, la esperanza, la confianza, la certeza, la comprensión, la satisfacción, la dulzura, la complicidad, la amistad y el amor, todos pueden tener expresión precisa en la boca de una mujer cuando ella sonríe.

Es cierto que una sonrisa cortés puede salvarla de una situación o procurarle una pequeña conquista en alguna batalla de su día a día, pero también es cierto que los sentimientos más rotundos y más vivificadores pueden expresarse en la autenticidad de esa curva poderosa que implica sonreír.

Si la mujer sonríe desde adentro, y lo expresa con ese gesto, tan universal, tan común, resplandecerá en ella ese hecho tan recurrente en lo femenino: lo que se exterioriza más allá del gesto, más allá de la apariencia llamativa pero sin contenido brilla con la fuerza de aquello que brota del interior.

Así, la sonrisa que brota de allí, desde la interioridad femenina, permite una belleza doble: externa y aparente, sustanciosa y del interior. Entonces el gesto, que ancla en la boca, tiene poder transformador – de embellecer, de nutrir el estilo, de armar a una mujer con lo más poderoso que puede tener: la alegría de ser.


Vanessa Rosales

*

Oda a una creadora de sonrisas femeninas

Carenth Romero Hidalgo

Perfeccionamiento Dental y Rehabilitación Oral Estetica

Calle 5D # 38A – 35 Torre 1 Consultorio 1143 Edificio Vida

312 61 48 / 310 436 59 71

Cali – Colombia

Dra. Carenth Romero Hidalgo / Poder en la feminidad
Dra. Carenth Romero Hidalgo / Poder en la feminidad
Dra. Carenth Romero Hidalgo / Poder en la feminidad
Llamar Ahora
¿Como Llegar?